Un trozo de vida

 olive-kitteredge
La eclosión de las series en la llamada Tercera Edad de Oro de la Televisión trajo consigo, especialmente en los canales en abierto, temporada largas, de entre 20 y 24 capítulos. Las comedias, con capítulos de menor duración, sí han mantenido esa extensión, no así los dramas, salvo rarezas como The Good Wife. Resulta excepcional encontrar series que abarquen toda la temporada televisiva –de octubre a mayo–, siendo lo normal las temporadas que oscilan entre los 10 y los 13 episodios. Sin embargo, Inglaterra fue pionera, como en tantas otras cosas, en incorporar el concepto de miniserie (serie evento lo llaman en Estados Unidos), un nuevo formato que incluye temporadas cortas, normalmente autoconclusivas, que consiguen generar mayor expectación entre el público y que no suelen alargarse excesivamente. Son series con una intención más allá de la económica, que valoran la calidad del producto, que quieren hacer buena televisión. Puro HBO.

Olive-Kitteridge
Pero hay más razones: la obligación de estirar el producto debido a una falta de creatividad no es un problema en este tipo de producciones, la incorporación de estrellas y directores de cine es más sencillo; hay cabida para más series, nuevos públicos (gente que no tiene tiempo o voluntad de seguir una serie que se prolonga durante muchas horas), y diferentes temáticas: una suerte de especialización a la carta para cada tipo de espectador. Resulta difícil imaginar una serie como The Wire reducida a 6 capítulos de una hora, o a True Detective emitida en varias temporadas de 13 capítulos. Este formato da mayor libertad a cada showrunner y permite la proliferación de nuevos y distintos ritmos narrativos y de presentación de personajes, más condensados, más próximos al formato cinematográfico.
OliveKitteridge_article_story_large_zps2c654c7b
En ese marco se encuadra Olive Kiterridge, última joya de la HBO, producida y protagonizada por la ganadora de un Oscar por Fargo y mujer de Joel Coen, Frances McDormand. La serie, adaptación de la novela homónima de Elizabeth Strout, que ganó el Pulitzer en el año 2009, narra la historia de la propia Olive, maestra de primaria en una pequeña localidad indeterminada de Maine, Nueva Inglaterra. Malhumorada, antipática y por momentos amargada, esta mujer infeliz comparte vida con su marido, radicalmente opuesto a ella, casi antagónico. Dirigida por Lisa Chodolenko, y con la alternancia de tiempo presente y flashbacks como elección narrativa, cuenta la vida de una señora cualquiera, un personaje anónimo que vive en un lugar remoto. Ensamblando pequeños trozos de vida, compone un enorme mosaico que habla de cosas mucho más importantes: del amor, la amistad, los hijos, la soledad, las ocasiones perdidas y las aprovechadas, las oportunidades malgastadas, la felicidad y, sobre todo, de la fragilidad humana, de la tristeza. La acción se inicia con Olive a punto de disparar una pistola sobre su cabeza y el desarrollo de la serie arrojará luz sobre los motivos que le han llevado a decidir quitarse la vida.

olive-kitteridge-hbo-serielizados
El único personaje que se mantiene a lo largo de las cuatro horas de relato es Olive Kiterridge, protagonista absoluta de la serie. Alrededor de ella irán apareciendo y desapareciendo personajes que han formado parte de su vida y que han conformado la personalidad de la mujer que es hoy: antiguos alumnos, su hijo y su marido, amigos, vecinos, familiares y conocidos. Personajes que, a excepción única de su pareja, la temen y la desprecian a partes iguales. Los niños creen de verdad que es una bruja, su hijo busca constantemente su aprobación producto del miedo y el respeto que la tiene, y los vecinos la evitan. Para el espectador, la serie es una montaña rusa de sensaciones. Cuesta conocer a Olive, y la primera reacción es de absoluto rechazo. Pero conforme avanza el relato, la empatía se asoma lenta pero inexorable. Y, sin compartir su actitud ante los palos de la vida, la comprendes; la sensación de rechazo desaparece, y entiendes también a su marido, conocedor como nadie de los motivos que han llevado a Olive a ser como es. Y acabas descubriendo que es todo un gustazo y un placer enorme poder formar parte de la vida de ambos, aunque sea como observador externo, como anónimo espectador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s