Aprender a ser libre

Jacob Tremblay and Brie Larson in "Room" from EPK.tvHace casi 8 años, la policía austriaca liberó a Elizabeth Fritzl de un cautiverio que duró 24 años. Josef Fritzl, padre de Elizabeth, popularmente conocido como el monstruo de Amstetten (Estado federado de la Baja Austria de apenas 23.000 habitantes), la violó desde los 11 años en innumerables ocasiones. Dio a luz a siete hijos que eran, a su vez, sus nietos. Uno de ellos falleció. Josef engañó a su mujer, Rosemarie, para que tres de esos hijos vivieran junto a ellos, aduciendo que Elizabeth los había concebido en una secta a la que pertenecía. Los otros tres vivieron bajo tierra con su madre-hermana en un habitáculo de apenas 18 metros cuadrados, sin recibir atención sanitaria ni educativa. Tampoco conocían un mundo exterior del que les separaba una puerta que únicamente se abría mediante código. Esos 24 años de cautiverio inspiraron a la escritora irlandesa afincada en Canadá, Emma Donoghue, para escribir Room en el año 2010, novela que ella misma se ha encargado adaptar al cine respetando el mismo título.

room-anatomy-facebookJumboEn la película que dirige Lenny Abrahamson (Garage, Frank), producida conjuntamente por Irlanda y Canadá, el secuestro dura 7 años, y el verdugo no es el padre sino un extraño que varios días a la semana les lleva alimentos y ropa. La protagonista es una mujer (Brie Larson) que es secuestrada y violada, por ese orden, y obligada a dar a luz y criar a su hijo confinada entre cuatro paredes. Será el hijo el que conducirá una historia que en su parte inicial nos cuenta, desde su punto de vista y a través de una voz en off, su visión de un mundo que nunca ha conocido, que reproduce a través de lo que ve en televisión y de lo que le cuenta, de manera pedagógica aunque muy sesgada, su propia madre. Joy, la progenitora, ha creado una suerte de mundo ficticio a través del cual le explica su hijo el funcionamiento del mundo, por qué ocurre todo lo que observan a través del tragaluz, único contacto con el exterior para ambos. La comida se la proporciona el propio secuestrador y, siempre según la versión que le cuenta la madre a su hijo, se la encarga por medio del televisor. Algo similar a lo que hacía Roberto Benigni en la celebrada ‘La vida es bella’ para explicarle a su hijo el funcionamiento del campo de concentración. Así, todo lo que hay fuera de la habitación es, para el pequeño, otro mundo, un lugar imaginario, inaccesible, inexplorado. Un mecanismo de protección para una película que es más un tratado sobre las relaciones paterno-filiales y sobre la protección de una madre a su hijo que una reivindicación sobre la libertad.

frases-pelicula-room-1La cinta arranca como una película concepto, asfixiante y con interesantes y pertinentes decisiones formales, y así se mantiene durante la primera mitad del metraje. Mal traducida al castellano como La habitación (en inglés es sólo Room, sin artículo, haciendo alusión a que esa habitación es un lugar único, no hay otra ni igual ni parecida, más allá no existe nada, es de lo que se compone el mundo o, al menos, su mundo: no es sólo el cuarto donde viven, sino un personaje de la trama con trascendentales desempeños narrativos), la película muestra un interesante concepto de libertad fundamentado en las percepciones de ambos protagonistas: la madre, que vive recluida pero ha conocido previamente la libertad, para la que su confinamiento es una condena; y el niño que, nacido en cautiverio, considera que su libertad se limita a lo que le permiten esas cuatro paredes, y es feliz ahí, en un universo propio con leyes y convenciones propias creadas por su madre. Es ahí, en ese debate existencialista, que lanza maravillosos planteamientos sobre la sensación y la idea de libertad enfrentada versus la libertad impostada o ficticia, amén de las diferentes percepciones sensoriales y de realidad de cada personaje protagonista, donde la película encuentra su mayor acierto, aunque desafortunadamente no explote todas sus posibilidades.

Rm_D40_GK_0197.NEFSuperado el ecuador del metraje, la cinta se rompe y adquiere un significado distinto. Los protagonistas abandonan la habitación y la acción se desplazará a un lugar nuevo, cambiando también sus intenciones y sus propósitos. Es momento de reconstruir el vínculo familiar, de explicarle al hijo que todo lo que había aprendido era en realidad una farsa creada desde el más primitivo instinto de supervivencia. Jack descubrirá progresivamente de qué se trata el mundo real y su madre experimentará la dificultad de enfrentarse de nuevo a ese mundo, a unos problemas reales que había desaprendido al adaptarse a su nueva vida. Es en esta parte cuando la película muestra sus principales carencias, pierde ritmo y capacidad de asombro debido a un guión en el que todo es demasiado evidente, reiterativo y explicativo, demasiado condescendiente con un espectador al que, cree Abrahamson, hay que darle todo igual de mascado que al vástago de la película, el cual no conoce más mundo que el de ese habitáculo. Hay, sin embargo, lugar para un par de buenas pinceladas que demuestran que, aunque idealizado, el mundo exterior que empezó al olvidar entre esas paredes, sin ser tan bonito como lo imaginaba la madre durante su confinamiento, sigue siendo infinitamente mejor que la privación de libertad. Como ese momento de crítica al periodismo sensacionalista que carece de humanidad y empatía cuando lo que prima es la audiencia. O esa referencia implícita a la genial Canino del griego Yorgos Lanthimos, cuando la madre oculta la palabra ‘secuestro’ o modifica significante y significado para obviar su existencia y proteger a un hijo poco preparado todavía para grandes sobresaltos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s