Lección magistral

8f38f071e781ebd86f5e0241ccb3b9bdCon sólo 30 años, François Truffaut era una figura respetada y admirada en el mundo del cine. Con esa edad contaba únicamente con tres películas en su todavía recién iniciada filmografía, pero ya se empezaban a atisbar rasgos de estilo y propuestas de lo que posteriormente supondría un legado crucial para el devenir del cine moderno. Su etapa como crítico en la prestigiosa revista Cahiers du Cinema precedió a su carrera como cineasta. Aquella publicación, que se extiende hasta nuestros días, veneraba casi por encima de todos los demás creadores a Alfred Hitchcock, un director que contaba con un gran número de admiradores y de no pocos detractores, los cuales defendían que su cine no se alejaba demasiado del mero entretenimiento que ofrecían de manera más eficaz otros realizadores de Hollywood. La veneración por el director londinense –obsesión en palabras de algunos por la constante búsqueda de una figura paternal que le faltó desde muy pronto- nace en parte gracias al empecinamiento de un Truffaut que se afanó en colocarlo a la misma altura que realizadores ilustres como Bergman o Fellini. Con motivo de la presentación de Atrapa a un ladrón (1955), Truffaut y Claude Chabrol entrevistaron al Maestro del Suspense en la Costa Azul, y según cuentan ellos mismos, quedaron fascinados de manera irremediable con su inteligencia y su visión personal del séptimo arte. Esa admiración, con una importante carga reivindicativa, quedó registrada de manera física en un libro que recogía la conversación y las reflexiones que tuvieron lugar durante la extensa reunión de ocho días que ambos mantuvieron en Los Ángeles y que acabó convirtiéndose en un manual básico, capital, para cualquier cinéfilo: El cine según Hitchcock.

hitchcocktruffautreview-fiEse libro se debió antojar insuficiente para el cineasta, crítico y programador Kent Jones, que ha decidido juntar en su nueva película a directores talentosos de nuestro tiempo que comparten admiración por Hitchcock, como Martin Scorsese, David Fincher, Wes Anderson, James Gray, Richard Linklater, Peter Bogdanovich, Olivier Assayas o Arnaud Desplechin, para que hablen frente a la cámara sobre el encuentro entre aquellos dos ilustres cineastas que impulsó el cambio del cine moderno. Además, pese a que las más de 27 horas de entrevista no fueron grabadas en video, sí que quedaron registradas en un audio que no sería descubierto hasta el año 1993 y emitidas con posterioridad -en 1999- en una serie radiofónica que se dividió en 25 capítulos. La mezcla de imágenes inéditas con esos testimonios confluyen en un documento revelador apasionante.

nullCon motivo del cincuenta aniversario de la publicación de ese libro, convertido ya en referente imprescindible para cualquier amante del cine, Kent Jones construye un documental que respeta religiosamente el libro que le sirve de punto de partida. La propuesta de Jones trata de profundizar un poco más en la figura del director británico, en sus influencias en el cine de entonces y en el actual. Y pese a indagar en el trabajo de un cineasta tan estudiado, del que parece que no queda nada por decir, el documental extrae datos y reflexiones interesantes. Es ahí donde cobran especial trascendencia las aportaciones de los realizadores arriba mencionados. Directores de innegable prestigio que comparten ante la cámara sus opiniones sobre la importancia del cine de Hitchcock y sobre cómo influyó en ellos el libro; o el análisis que de manera detallada -plano por plano en más de una ocasión- hacen de secuencias de películas imprescindibles para entender el cine, como son Vértigo (1958),  Psicosis (1960) o El hombre que sabía demasiado (1958); o la reflexión que hace David Fincher de la frase mítica del cineasta británico en la que aseguraba que “el cine es el arte de ralentizar lo que ocurre deprisa y acelerar lo que sucede despacio”. En este sentido, la innegable intención didáctica del film, que en parte funciona como una lección magistral de cine, dota de un nuevo sentido al material de Kent Jones.

hitchcock_truffaut_5
De esta manera se construye un trabajo que, de forma complementaria al libro, se acaba revelando como un documento que arroja algo de luz al complejo proceso de intentar desenmascarar las zonas oscuras de la figura del director británico, de su legado y de su imborrable impronta en las generaciones que vinieron y que vendrán. Un documental que requiere cierto conocimiento de la filmografía del cineasta, pues no aparecen carteles de ningún tipo a la hora de abordar las referencias y de analizar las escenas de algunas de sus películas. Ocurre lo mismo con las alusiones al cine de Truffaut, más escasas, pero igualmente imprescindibles para capturar la grandeza del film en todo su esplendor. Es, por tanto, un trabajo destinado a cinéfilos o a amantes de la obra de dos maestros del cine, dos pioneros, dos adelantados a su tiempo que cambiaron para siempre la forma de hacer, de mirar y de entender el séptimo arte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s