Juicio al sistema

"L'Hermine" de Christian VincentLa última película del cineasta francés Thomas Lilti, Hipócrates (2014), radiografiaba, desde la atenta mirada de un joven doctor, las entrañas de un hospital y, a su vez, analizaba las dificultades a la que se enfrentan los médicos, sus conflictos éticos y morales, sus limitaciones y sus posibilidades. Una cinta que pese a sus buenas intenciones acababa quedándose en un alegato estéril, insuficiente, a favor de la sanidad pública de calidad, garantizada, gratuita y universal, en un film que acababa revelándose más funcional que puramente reivindicativo. Algo similar ocurre con el El juez (2015), del también cineasta francés Christian Vincent. Aquí, sin embargo, lo que se somete a enjuiciamiento público es el sistema judicial del país galo. Sus intenciones son parecidas aunque su tono, en clave de comedia, es definitivamente más desenfadado y accesible que el de aquella. También ambiciones, y sus aciertos, son mayores. Michel Racine (interpretado por un sensacional Fabrice Luchini) es un juez implacable, tímido y solitario de Saint-Omer, una pequeña localidad al norte de Francia, y presidente de un tribunal de lo penal que no goza de muy buena fama. Algunos le hacen llamar el juez de dos cifras porque raramente, en sus veredictos, los culpables pasan menos de diez años en prisión. Racine es un hombre implacable, serio y solitario. Metódico hasta la extenuación, repasa a conciencia los escritos judiciales antes de acostarse. En el juicio se topará con una mujer, Ditte Lorensen-Coteret (magnífica también la danesa Sidse Babett Knudsen, la que por siempre será Birgitte en la imprescindible Borgen), miembro del jurado popular, de la que hace tiempo estuvo perdidamente enamorado, cuando ella le asistió en el posoperatorio  de una intervención quirúrgica.

El-juez1Con esta premisa se construye un film que pretende mostrar algunas de las fisuras, pero también las numerosas virtudes, del funcionamiento del sistema judicial francés. A través de la mirada de un juez, a la que seguirán la de testigos, acusados, otros abogados, fiscales, miembros del jurado popular, el funcionamiento interno del juicio, que ocupa la práctica totalidad del metraje, sirve como ejemplo paradigmático de un sistema que, con sus carencias y sus avances, sus virtudes y sus defectos, funciona notablemente. En medio, un caso al que Christian Vincent logra dotar de suspense e interés gracias a una escritura que desvela poco a poco lo que se está enjuiciando (un padre acusado de matar a golpes a su bebé). El humor (ácido, nada evidente) sirve de parapeto, de elemento generador de cierto alivio de tensión, igual que las miradas cómplices entre juez y miembro del jurado, que abren las posibilidades de un relato que se inicia más frío de lo que acaba mostrándose en su desarrollo y posterior conclusión. También hay tiempo para hacer referencia a la multiculturalidad del país vecino, donde se pone en duda que la integración sea un problema resuelto hace tiempo (momento aprovechado por el cineasta para dar voz a unos personajes secundarios que no se limitan a ser meras comparsas), o a la inseguridad personal pese a tratarse públicamente de alguien conocido y reconocido, incapaz en cualquier caso de manejar con normalidad las relaciones personales.

« L’Hermine » un film de Christian VincentDe esta forma, alternando escenas del juicio y de la relación que se va tejiendo entre ambos, avanza un film sensible, de ritmo lento y sosegado, que va mostrando sus cartas de forma constante aunque pausada. Un drama con tintes de comedia ácida y áspera, con influencias teatrales, discreto en sus intenciones, como sus personajes, pero con un fuerte y reivindicativo discurso en su trasfondo. Una historia de amor elegante que se fragua entre cuatro paredes que representan la fragilidad del sistema judicial de todo un país. El veredicto final no queda resuelto, en una decisión tan acertada como arriesgada. Será el espectador, en última instancia, el que saque sus propias conclusiones y enuncie su personal veredicto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s