La imposibilidad del cambio

lambEfraín es hijo único. Su madre acaba de fallecer y su padre, asfixiado económicamente por la falta de oportunidades de la pequeña aldea en la que residen, decide trasladarse a la capital en busca de trabajo. Efraín se verá forzado a vivir con su abuela, sus tíos y otros familiares en una localidad rural en la que no conoce a nadie. Su única compañía se reduce a su cordero, Chuni, del que no se separa nunca, regalo de su madre y único recuerdo que tiene de ella. Pese a su sentimiento de abandono y desamparo, el joven intentará colaborar en el hogar llevando el escaso dinero que le aporta cocinar empanadillas (el otro legado de su progenitora) y venderlas en el mercado local. Pero el hambre sigue acuciando a la familia y su tío le comunica que pronto tendrán que sacrificar al cordero para comer. Será entonces cuando Efraín deberá enfrentar los valores familiares con los de amistad, aceptar su cambio de vida, tratar de adaptarse (al medio, a los sentimientos y a las nuevas emociones que le asolan) y luchar consigo mismo y con el entorno para tratar de conseguirlo. Sigue leyendo

Diligencia apocalíptica

MAD MAX: FURY ROADEn un tiempo dominado por el abuso de remakes, reboots, precuelas y secuelas, de franquicias que otrora tuvieron cierto éxito, George Miller ha rescatado, en un gesto que tiene algo de reivindicación contra el abuso del digital, una saga que parecía amortizada pero a la que ha sabido redefinir y otorgar un sentido más allá del beneficio económico. Mad Máx: Furia en la carretera supone todo un alegato en favor de la acción física, del cuerpo a cuerpo, de lo artesanal e imaginativo del cine de antaño. Quizás por eso, la intención del realizador australiano no era tanto la de continuar la saga, que también, sino la de redefinir el concepto de blockbuster, ese género incombustible que parece, sin embargo, agotado y caduco en cuanto a nuevos planteamientos. Y lo ha conseguido en buena medida por haber sabido mantener la esencia y por respetar tanto la estética western como la representación descarnada de la violencia de la trilogía original. Sigue leyendo

Distopía sin convencionalismos

2222El cineasta griego Yorgos Lanthimos se adentra en su nuevo filme, Langosta, en terreno desconocido, principalmente por tres motivos. El primero de ellos responde a la decisión de rodar fuera de las fronteras de su país, Grecia, para hacerlo en Irlanda y en un idioma ajeno, el inglés. El segundo, por abordar un género inédito hasta ahora en su filmografía: la ciencia ficción. Y el tercero, el relativo al abandono de la producción modesta, local, y podría decirse que independiente, para embarcarse en un proyecto ambicioso, con actores internacionales y con gran reputación- Rachel Weisz, Collin Farrel, John C. Reilly y Léa Seydoux-. Su obra ha seguido una cierta coherencia temática, siempre centrada en el comportamiento humano, la conducta, la sociología y la educación. La desprestigiada Kinneta (Kinneta, 2005), su primer largo, se enmarca en ese cierto tipo de cine experimental que busca la reacción y la participación del espectador. El formalismo que ya empezaba a vislumbrarse en aquella acabó consagrándose en la magnífica Canino (Kynodontas, 2009), donde creó un universo tan propio como aterrador para bucear en el mundo familiar y educativo sin paliativos, con evidentes dotes para el humor negro. Su último precedente, Alps (Alpeis, 2011), otra de esas maravillosas rarezas por el desconcierto y la sensación de desamparo que transmiten, volvía a hablarnos de la soledad, del sentido de la vida y de la nostalgia imborrable. Sigue leyendo

Huida hacia la decepción

DHEEPAN_Still
¿Qué historias hay detrás de los inmigrantes, refugiados y desplazados que mes a mes y un día tras otro, de forma incesante, llegan a Europa? ¿A qué nivel de desesperación ha llegado el ser humano para embarcarse en un viaje incierto en busca de una supuesta vida mejor? ¿Cómo hemos podido provocar un nivel de desigualdad tal que las condiciones políticas y socioeconómicas obliguen a millones de personas a desplazarse miles de kilómetros desde África, Asia, Oriente Próximo y América Latina al llamado Primer Mundo? ¿Por qué arrojamos a esa absoluta incertidumbre que es la emigración a pie o en embarcaciones precarias a individuos que huyen de la guerra a los que se les niega su condición de refugiados que recoge la carta fundacional de Naciones Unidas? Una vez superada la odisea geográfica, asentados en su destino, ¿Cómo se adaptan, cómo superan las barreras idiomáticas, culturales, raciales, económicas…? Sigue leyendo

Vidas apagándose

Stills hjerte
El caso reciente de una niña gallega en estado terminal reabrió el debate sobre la legitimidad de la eutanasia y el derecho a decidir cuándo morir. El caso, especialmente delicado al tratarse de una menor, se resolvió a favor de la familia, a la que la justicia acabó dando la razón: la máquina que mantenía con vida a su hija fue desenchufada, le retiraron el alimento y a los pocos días murió. A lo largo de su historia, desde Mar adentro hasta Amour, pasando por Johnny cogió su fusil, La decisión de Anne o Las invasiones bárbaras, el cine ha tratado, con mayor o menor atino, de arrojar algo de luz y alimentar el debate sobre la eutanasia y todo lo que ésta supone: la moral y la ética, la capacidad de decisión del individuo, la vida- y también la muerte- como elección,  el poder de las religiones y el control que ejerce el Estado sobre el individuo. En 2014, quiso el azar que se estrenaran dos películas que se acercan a tan delicado tema, y el designio caprichoso de la distribución las trajo este año a España de forma tal que las hizo coincidir en cartelera un breve periodo de tiempo. Sigue leyendo

Dosis de realidad

Deux-Jours-Une-Nuit-VF_reference
Buñuel retrató en más de una ocasión la situación marginal que vivía la clase obrera. El genio turolense defendía que la denuncia era la última y primordial función del cine. De hecho el cine nació, con La salida de los obreros de la fábrica (1895), con vocación de denuncia social, como una suerte de medio con el que reivindicarse. Y así lo ha seguido haciendo en mayor o menor medida hasta la actualidad. Desde ese plano fijo de apenas un minuto de duración creado por los hermanos Lumiére, pasando por Eisenstein o Chaplin, el neorrealismo italiano o Ken Loach hasta los hermanos Dardenne, el cine ha dado voz de forma ininterrumpida a una marginada clase trabajadora. Los belgas nunca han renunciado a una forma de hacer cine que han considerado siempre una seña de identidad. Tras dos Palmas de Oro en Cannes (Rosetta y El niño), los hermanos Jean Pierre y Luc Dardene presentaron su nueva cinta, Dos días y una noche, en la ciudad francesa. Todo un alegato del socialismo a pequeña escala.

Sigue leyendo

Un incómodo dilema

De-tal-padre-tal-hijo-Hirokazu-KoreedaRecientemente se estrenó en España Una familia de Tokio, remake de Cuentos de Tokio (Yasujiro Ozu, 1953). El cine del maestro japonés se caracteriza por su delicadeza y su sobriedad, donde lo cotidiano se convierte en extraordinario, y lo artificioso, en innecesario. Sus planos, largos y fijos, sobrios y complejos, muchos de ellos cercanos al suelo, solo incluyen lo necesario, destilando lirismo. Hay mucho de Ozu en la nueva cinta de Kore-eda, De tal padre tal hijo, no tanto por el estilo —que también— como por la capacidad para contar las particularidades y los entresijos del ser humano, prestando especial atención a la familia y a las relaciones paterno-filiales. En esta nueva entrega, como ya ocurriera en Kiseki o Still Walking, los niños vuelven a ser el eje central, el vórtice sobre el que gira la trama. Pero en este caso los hijos funcionan como detonante de la acción, como motor y motivo central de la película. Ellos son los principales protagonistas y los mayores perjudicados de un drama del que forman parte sin culpa alguna.

Sigue leyendo