Lección magistral

8f38f071e781ebd86f5e0241ccb3b9bdCon sólo 30 años, François Truffaut era una figura respetada y admirada en el mundo del cine. Con esa edad contaba únicamente con tres películas en su todavía recién iniciada filmografía, pero ya se empezaban a atisbar rasgos de estilo y propuestas de lo que posteriormente supondría un legado crucial para el devenir del cine moderno. Su etapa como crítico en la prestigiosa revista Cahiers du Cinema precedió a su carrera como cineasta. Aquella publicación, que se extiende hasta nuestros días, veneraba casi por encima de todos los demás creadores a Alfred Hitchcock, un director que contaba con un gran número de admiradores y de no pocos detractores, los cuales defendían que su cine no se alejaba demasiado del mero entretenimiento que ofrecían de manera más eficaz otros realizadores de Hollywood. La veneración por el director londinense –obsesión en palabras de algunos por la constante búsqueda de una figura paternal que le faltó desde muy pronto- nace en parte gracias al empecinamiento de un Truffaut que se afanó en colocarlo a la misma altura que realizadores ilustres como Bergman o Fellini. Con motivo de la presentación de Atrapa a un ladrón (1955), Truffaut y Claude Chabrol entrevistaron al Maestro del Suspense en la Costa Azul, y según cuentan ellos mismos, quedaron fascinados de manera irremediable con su inteligencia y su visión personal del séptimo arte. Esa admiración, con una importante carga reivindicativa, quedó registrada de manera física en un libro que recogía la conversación y las reflexiones que tuvieron lugar durante la extensa reunión de ocho días que ambos mantuvieron en Los Ángeles y que acabó convirtiéndose en un manual básico, capital, para cualquier cinéfilo: El cine según Hitchcock. Sigue leyendo

Anuncios

La sombra de la sospecha

df-04280-04333-comp-gallery-image
Si algo caracteriza la carrera cinematográfica del director David Fincher por encima de todo-amén de su dominio narrativo- es la capacidad que tiene para hacernos dudar. Sin necesidad de ocultar, más bien todo lo contrario, mostrando abiertamente las cartas con las que juega, consigue que dudemos, huye de las certezas, juega con la ambigüedad. E inevitablemente, también juega con nosotros.

La sombra de la sospecha, la duda, sobrevuela todo el filme, algo característico como decimos de su cine, incansable artesano de hacernos dudar en cada plano de sus películas. Pero Perdida es, si cabe, un caso paradigmático al a hora de confundir intencionadamente al espectador, de hacerle pensar una cosa y la contraria en apenas un instante. Genera desasosiego y siembra la duda en el espectador con apenas una mirada, un matiz, un gesto de cualquiera de sus complejos personajes. Sigue leyendo

Otra vez las cloacas

House-of-Cards-Season-2-Official-Trailer“Hay solo una regla: o cazas o eres cazado”. Rompiendo, como acostumbra, la cuarta pared con el espectador, Frank Underwood pronuncia esta frase durante el primer capítulo de la segunda temporada de House of Cards. El congresista vuelve a quitarse la máscara ante el espectador de manera recurrente para desvelar sin tapujos sus impúdicas formas de entender el poder y la política. La muestra, en definitiva, de los oscuros y oxidados engranajes de las altas esferas. Un mundo habitado por depredadores— vestidos, eso sí, con traje y corbata— en el que impera la ley del más fuerte. Sigue leyendo

El lado oscuro de la política

Imagen

Frank Underwood es un diputado del partido demócrata estadounidense al que se le ha prometido un importante cargo– secretario de estado-. El ascenso no se produce y es apartado con una excusa inverosímil. Se siente ninguneado y a partir de ahí urdirá un plan para vengarse y acabar con la carrera política de cada uno de los que él considera son los causantes- y traidores- de su no nombramiento. Este es el punto de partida de la serie estadounidense House of Cards (Netflix, Canal+), una remake de la homónima serie británica de los años 90, y a su vez una adaptación del libro escrito por el inglés Michael DobbsSigue leyendo

La nueva serie de David Fincher: House of Cards

 

El aclamado director de películas como El Club de la Lucha, Seven o La Red Social estrena serie en formato digital, en concreto en la plataforma Netflix. Canal Plus la estrena el 21 de febrero.

House of Cards, cuya primera temporada constará de 13 episodios, es un drama que tiene como protagonista a Kevin Spacey, como Francis Underwood, un congresista sureño al que se le ha prometido el cargo de secretario de Estado en una nueva administración presidencial. Junto a él actúan Robin Wright y Kate Mara, entre otros. David Fincher nos introduce en las  intrigas políticas de la Casa Blanca en una serie que promete dar un buen pelotazo.

 

hofcards