Cannes apuesta por directores contrastados en la competición oficial de su 69ª edición

Cannes 2016 bannerThierry Frémaux, Delegado General del Festival de Cannes anunció esta mañana la selección oficial de filmes que participan en los diferentes apartados de la 69ª edición del certamen, que se celebrará entre los días 11 y 22 de mayo.

Como cabía esperar, no ha habido demasiados sorpresas en cuanto a la lista de directores y películas que participarán en competición oficial por la ansiada Palma de Oro. Así, repiten directores que se han convertido en clásicos en el certamen galo como el canadiense Xavier Dolan, el estadounidense Jim Jarmusch, los franceses Olivier Assayas y Alain Guiraudie, el británico Ken Loach, el holandés Paul Verhoeven o los hermanos belgas Jean Pierre y Luc Dardenne. Sigue leyendo

Una disyuntiva moral

553a0e85b8062La situación de crisis económica a nivel mundial ha supuesto una ocasión posiblemente única para el cine que sorprendentemente no se ha visto reflejada en una gran cantidad de películas. El cine francés es uno de los que mejor ha sabido aprovechar una temática fácilmente identificable por la gran mayoría de espectadores mediante historias que explican cómo y por qué se llegó hasta este punto. Obras como El capital (Costa-Gravras, 2012) se acercaban a los antecedentes. Otras hablaron de las secuelas que este devastador suceso ha dejado a su paso, como la producción belga dirigida por los hermanos Dardenne, Dos días, una noche (2014). Aquella película planteaba un dilema moral como consecuencia de un inminente despido de trabajo: los trabajadores de una pequeña empresa debían elegir entre cobrar un plus a final de año o renunciar a él para que una compañera mantuviese su puesto. Durante un fin de semana, la protagonista del filme debía intentar convencer a sus colegas de que la solidaridad debía primar sobre el dinero. Todos, en mayor o menor medida, tenían sus razones para aceptar o no esa petición. Sigue leyendo

Dosis de realidad

Deux-Jours-Une-Nuit-VF_reference
Buñuel retrató en más de una ocasión la situación marginal que vivía la clase obrera. El genio turolense defendía que la denuncia era la última y primordial función del cine. De hecho el cine nació, con La salida de los obreros de la fábrica (1895), con vocación de denuncia social, como una suerte de medio con el que reivindicarse. Y así lo ha seguido haciendo en mayor o menor medida hasta la actualidad. Desde ese plano fijo de apenas un minuto de duración creado por los hermanos Lumiére, pasando por Eisenstein o Chaplin, el neorrealismo italiano o Ken Loach hasta los hermanos Dardenne, el cine ha dado voz de forma ininterrumpida a una marginada clase trabajadora. Los belgas nunca han renunciado a una forma de hacer cine que han considerado siempre una seña de identidad. Tras dos Palmas de Oro en Cannes (Rosetta y El niño), los hermanos Jean Pierre y Luc Dardene presentaron su nueva cinta, Dos días y una noche, en la ciudad francesa. Todo un alegato del socialismo a pequeña escala.

Sigue leyendo