Diligencia apocalíptica

MAD MAX: FURY ROADEn un tiempo dominado por el abuso de remakes, reboots, precuelas y secuelas, de franquicias que otrora tuvieron cierto éxito, George Miller ha rescatado, en un gesto que tiene algo de reivindicación contra el abuso del digital, una saga que parecía amortizada pero a la que ha sabido redefinir y otorgar un sentido más allá del beneficio económico. Mad Máx: Furia en la carretera supone todo un alegato en favor de la acción física, del cuerpo a cuerpo, de lo artesanal e imaginativo del cine de antaño. Quizás por eso, la intención del realizador australiano no era tanto la de continuar la saga, que también, sino la de redefinir el concepto de blockbuster, ese género incombustible que parece, sin embargo, agotado y caduco en cuanto a nuevos planteamientos. Y lo ha conseguido en buena medida por haber sabido mantener la esencia y por respetar tanto la estética western como la representación descarnada de la violencia de la trilogía original. Sigue leyendo

Anuncios