Gritos pasionales

MON_ROI_StillConvaleciente por una grave lesión de rodilla, Tony (Emmanuelle Bercot) se recupera -no sólo física, también anímicamente tras una relación tormentosa- en una clínica de rehabilitación cerca de alguna región indeterminada de la costa francesa. Allí recuerda su pasado más cercano, los inicios y el desarrollo de esa relación pasional que pronto se tornará convulsa, ilógica y catastrófica; el posterior crecimiento de su hijo fruto de ese matrimonio y las motivaciones que provocaron la ruptura. Vista con la perspectiva que solo proporciona el tiempo, Tony se da cuenta -al espectador le vale con apenas un flashback de los muchos que emplea la narración- de que se trataba de una relación tóxica y destructiva en todos los aspectos.  No se reconoce a sí misma en la persona que fue apenas un lustro atrás, ni entiende las motivaciones que le llevaron a permanecer tanto tiempo junto a un hombre (auto)destructivo, con el que sufrió y del que llegó a sentir una dependencia difícilmente comprensible para el observa la relación desde fuera. Sigue leyendo

Anuncios