“Narrar no es mirar, sino dirigir la mirada”

14531377864892

Tras cuatro años sin dirigir un largometraje, parece que Rodrigo Cortés (Pazos Hermos, Orense, 1973) ha dado un respiro a su carrera cinematográfica para dedicarse a otra de sus pasiones, la literatura. Ya sea en forma de microrrelatos, con el libro de aforismos ‘A las 3 son las 2’, o de novela, como en ‘Sí importa el modo en el que un hombre se hunde’, el ambicioso cineasta explora otras vías artísticas con acierto y dedicación. Durante la entrevista nos habla de forma reflexiva sobre algunas de las decisiones que ha tomado como director de una corta pero relevante filmografía que le ha permitido rodar con actores extranjeros de la talla de Ryan Reynolds, Sigourney Weaver o Robert de Niro. Hablamos de cine con alguien que un día rompió la baraja con la película ‘Buried’, un trabajo que le dio la autonomía suficiente para llevar a cabo un proyecto personal y ambicioso que precisaba de un salto previo y que acabó titulando ‘Luces Rojas’. Algo que le ha convertido, por méritos propios, en un realizador con estilo  al que sería un error dejar de seguir de cerca. Sigue leyendo

Anuncios

La vida de Adèle (Capítulos 1 y 2)

Image
Inspirada en la novela gráfica “El azul es un color cálido”, cuya creadora Julie Maroh ha declarado que la adaptación al cine no le ha dejado satisfecha, la película del realizador tunecino  Abdel Kechiche (Cuscús, Vènus Noire) bucea en la adolescencia de Adéle, una joven y aplicada estudiante que intenta por todos los medios, aunque frustradamente, regirse por las normas sexuales que su entorno familiar y su círculo de amistades le sugieren. La presión social a la que se ve sometida convence a Adele para que pruebe la heterosexualidad con un compañero de instituto, pero pronto descubre que lo que realmente desea son las chicas. La pulsión sexual vence la batalla a la presión social y asumiendo su homosexualidad acaba encontrándose a sí misma. Conocerá a una mujer mayor que ella, artista y homosexual convencida, de la que rápidamente quedará prendada. El segundo— y último— capítulo de esta película finaliza con una Adéle derrumbada por el desamor pero que por el camino ha disfrutado encontrando el amor verdadero, el placer y la ternura que el sexo opuesto no le ofrecían. La alegría— y el dolor—, en definitiva, de madurar.

Sigue leyendo